Prótesis, el género líquido

“La prótesis es esta voz que se mueve en las fronteras de lo establecido, mujer y no mujer, camino alternativo al binarismo. Prótesis es una verdadera máquina crítica que nos arrolla en imágenes transistémicas que remiten a cosas tan cotidianas hoy como las redes sociales, el teléfono Smart o los códigos QR.”

Prótesis (2020) de Mila Berríos (Santiago de Chile, 1978) gravita en espacios multisimbólicos. Un texto escrito en prosa poética, rareza todavía en la poética chilena y que se abre desde un lenguaje conocido para quienes crecimos entre torres de computadoras y la vieja señal de internet telefónica. Entrar en el mundo Prótesis se completa con la idea de la obsolescencia programada, que nos pone en un lugar intermedio de la sociedad fundante. Es un pastiche teórico, un texto literario performático que se abre en proposiciones que incluso pueden abrumar a un lector núbil. 

La obra se abre con la voz lírica en pasado “Yo que estaba atada a ti con la euforia de lo que brilla” (15), lo que nos indica que parte con un quiebre. La voz separa, delimita lo que ya fue, de lo que será. El punto de inflexión se matiza en el mismo párrafo-verso: “susurraba para que pudieras oír bajito la radicalidad de una disposición amorosa” donde la voz parapeta el discurso. Si pensamos en el epígrafe que Berríos escoge para empezar el texto, un extracto de Haraway, entendemos que la postura crítica, en la que avanza poco a poco el libro, se enfoca en la nueva configuración del amor romántico. 

Queda clara la referencia a Paul Preciado y su Manifiesto Contrasexual cuando inquiere la necesidad del cuerpo-prótesis en la época post-colonialista y post-guerra en los versos “reproducirme animal /Configurarme guerrera” (23) . 

El texto de Berríos provoca al lector para que entienda las nuevas estructuras no biologicistas del concepto mujer: “No puedo sino abdicar de esta institución mujer que escribiste” (22), aludiendo en esa otra voz una escritura fallida. Tal como lo propuso tempranamente Haraway y luego Preciado o Braidotti, permitir la transigencia de cuerpo-otros define los bordes o los difumina. Quizás demasiado limpiamente incluso, Berríos plantea “reescribe tu cuerpo” (24) como un imperativo del nuevo milenio, señalándole como “mantra que reza desperdiciando el deseo” (24), localizando el deseo en esta reescritura de los cuerpos protésicos post-humanos y confirmando, en un arranque de transparencia, la postura política que profiere: “descolonizo esta prótesis” (25). 

Uno de los ejercicios retóricos que, en este sentido, me parecen más destacables son las indicaciones de error cibernético que van organizando la narrativa. El texto de Mila Berríos transita entre el lenguaje de género no binario y, al mismo tiempo, hace referencia a las binariedades del sistema numérico de internet, utilizando la metáfora biopolítica para quebrar el paradigma esencialista. Aún así, la voz lírica reconoce el ahora como una “distopía moderna sin ruta geográfica” (41) que permitirá reescribir los parametrizados conceptos. 

En concordancia con el lenguaje sui generis cibernético nos encontramos con la idea del anonimato: “bájame como un mensaje en tu teléfono, no me dejes ser anónima, acércate y escucha” (45). 

Sería de perogrullo ahondar en el fenómeno de individualismos que la automatización de la comunicación nos deja en este comienzo de siglo, sin embargo, Mila Berríos acerca la discusión en este texto-poemario-artilugio, desde la estética del desarme de la máquina y nos permite reflexionar nuevamente sobre cosas que nos parecen obvias desde la superficie. 

En el poemario de Berríos coexisten los cuerpos fisurados y modificables: “insisto en mi Prótesis porque soy desajustada” (50) . Lo que revela esta voz es que, como artefacto biopolítico contrasexual,  el relato va decodificándose: “contar cuantas veces me muestras esa espalda ciborg, esa espalda que me adiestra en desapego” (55). 

La prótesis es esta voz que se mueve en las fronteras de lo establecido, mujer y no mujer, camino alternativo al binarismo. Prótesis es una verdadera máquina crítica que nos arrolla en imágenes transistémicas que remiten a cosas tan cotidianas hoy como las redes sociales, el teléfono Smart o los códigos QR (que vienen insertos en el libro para nutricia experiencia intertextual). Si cuesta entenderlo como unidad compacta en su primera estirpe de poema, al terminar el texto nos queda claro que la autora justamente pretende difuminar las clásicas definiciones de género, tanto literario como sexual o social, y que su hibridez es lo que configura claramente su indeterminada forma protésica. 

Un libro que se sustenta en textos imprescindibles en las conversaciones del mundo actual, de adecuada ductilidad y con imágenes que nos reiteran la necesidad de castrar el sistema para que deje de reproducirse, volviendo el protésico lugar en pugna un espacio habitable.

 

 

Berríos, Mila. Prótesis. Idilios Virtuales. Santiago de Chile: Barrio Ediciones, 2021. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Connect us

Our social contacts